Javi Arquimbau

Probablemente esta sea la parte que más me cueste escribir y no es por el hecho de plasmar con fecha cronológica todos mis conocimientos, sino porque si has echado ya un vistazo a la web habrás observado que no soy un fotógrafo al uso. Desde bien pequeño, siempre he pensado que “un buen ojo se tiene, o no se tiene”.

No es que quiera decorar esta parte pero tal y como podéis ver, desde que era un niño he jugado con lo que ahora es mi objeto y fuente de trabajo.

Nunca pensé que un hobbie, aquello que en un principio hacías para evadirte y con el que, por qué no, sacar unos “eurillos” se convirtiese hoy por hoy en una filosofía de vida y ahora entenderéis el por qué; con 21 años estudié fotografía, iluminación y vídeo y poco más tarde amplié conocimientos gracias a un máster de diseño gráfico. Finalizado el máster, tuve la suerte de que una empresa malagueña de comunicación tomara contacto conmigo y me ofreciese cubrir todos los eventos de los que se hacían cargo:

L

UNICAJA Obra Social

L

Partidos del Málaga CF y Unicaja Baloncesto (Acreditado en La Rosaleda y Martín Carpena)

L

Golf, recorriendo los campos más importantes de la Costa del Sol, para Diario Sur

L

Fotógrafo oficial de la liga de JÁBEGAS

L

Eventos varios con la Federación Andaluza de Baloncesto, Decathlon, la Consejería de Turismo, Comercio y Deporte de la Junta de Andalucía y otras organizaciones

Tras 4 años haciendo bastantes kilómetros con el que fue mi compañero de batallas (para hacer tantos km necesitas un coche que se convierta en tu más fiel amigo), hice un cambio de rama radical… por lo pronto me hice autónomo (que no hay cambio más notable que ese) por lo que tuve que ampliar horizontes y abrir bien el campo de miras. Se me presenta la oportunidad de gestionar apartamentos turísticos, convirtiéndose esta gestión en la gran parte de mi jornada laboral pero como he dicho con anterioridad, lo de la fotografía me viene desde bien pequeñito por lo que siempre que podía lo compaginaba con eventos deportivos y cualquier otro trabajo en el que tuviese que coger la que ya es una reliquia en mi habitación “Canon 50D”.

Lo que por aquel entonces parecía un paso atrás por enfocar mi trabajo principal en la gestión de apartamentos turísticos, se convirtió en la llave y el inicio de mi trabajo actual. Empecé a tener contacto con importantes empresas del sector, conociendo de primera mano y del corazón de ellas cuáles son las necesidades del cliente… por lo que sumando una buena gestión con un buen ojo de fotógrafo, dio como resultado que mi hobbie y profesión se unieran para crear el que hoy es el trabajo que ocupo. Ya sólo quedaba pulir la técnica y hacer una reinversión para complementar el equipo fotográfico centrándome en esta especialidad (eso sí, el aprendizaje nunca acaba).

Y he aquí la tan sonada frase pero que muy pocos podemos decir siendo real:

 

“quién trabaja amando aquello que hace nunca trabaja.”

Desde bien pequeño, siempre he pensado que “un buen ojo se tiene, o no se tiene”.